sábado, abril 3

Somos palabra

Por la mañana, algunas veces,
el silencio reposa en nuestro vientre
nos asusta la cercanía de su piel
y el viento que despide

Nos asusta la soledad que cava
en el sitio donde la palabra nace y nos pronuncia
para guiarnos una vez más al universo del sentido

Ahí donde somos lo que comprendemos

Entonces desplegamos las alas de pájaro que no tenemos
Y nos vamos susurrando un poema que abre el espacio luminoso al día

1 comentario:

Belisa dijo...

Un placer leerte, María. Una delicia de poema.

Abrazos.